Todo y Nada

Categorías

Comentarios recientes

ELLA DORMÍA

EN CATALÀ

 

Ella dormía. El cuerpo apoyado en el borde de la mesa, los brazos casi cruzados encima de la mesa y la cabeza dejada caer sobre los brazos.
Él la miraba. Estaba sentado delante de ella, justo en ángulo recto, en la punta de la mesa. Con el codo sobre la mesa, el brazo levantado y la mano estirada, dejando que su cabeza se apoye en la mano, de este modo podía observar su cara con todo detalle. Esbozando una dulce sonrisa, él se dedicaba a pasear su mirada por el rostro de la amada. Se entretenía en saber si en la cabeza de ella había más cabellos negros o blancos o grises.

Mirando aquellos ojos cerrados, rodeados de pequeñas arrugas, le gustaba recordar las siestas de hacía ya treinta años, cuando ella, tumbada plácidamente en la cama, dormía y él también la miraba como ahora, al tiempo que suavemente, y para despertarla, la besaba y le acariciaba el cabello. Despertarla así podía acarrear consecuencias muy agradables.

Con la mirada fija en sus labios, le parecía sentir aquellos dulces besos de siempre. Toda su cara era un conjunto de amor y no tenía miedo de recordar, de revivir todo aquel sentimiento. Sabía que no se puede tener miedo al AMOR, ya que quien le tiene miedo no sabe lo que es el verdadero AMOR.
De repente, algo le preocupa, abre los ojos, estaba durmiendo y todo había sido un maldito sueño. Ante sí una silla vacía, está solo en el comedor.

Una sola frase, que ella le había dicho, le venía a la cabeza “Nunca te he amado, pero a lo largo de estos años he dejado que tú me amaras con delirio: comodidad”.

No tiene miedo al AMOR, solo duda de si podrá continuar.

Sinto petit.
09/01/2015
(autobiográfico)
A  D.S.F.

Write a comment