SENTENCIADA LITERALMENTE COMO UNA *SOCA

  • Un relato de denuncia, sobre la mezquindad de los seres humanos. Por Mercé Ruscalleda.

SUPLEMENT LITERARI

TRUE STORY

Imatge MR


Aquella mañana de primavera, Etna, antes de encaminarse ilusionada a su nuevo puesto de trabajo, observó desde su balcón cómo clareaba el cielo azulado y se disipaban las estrellas para dar cabida al amanecer.

La muy ilusa, no supo predecir que se adentraría ene l epicentro de ua guarida de *arpias/os.

Al cruzar la puerta, a Etna le invadió una extraña sensación por todo su ser e ignoró el aire tenso que allí se comprimía. Supuso que eran los nervios.

Aparentemente todo parecía normal. Con el paso de los días se adaptaría sin problemas. Le ponía actitud para aprender de la manera más rápida y eficaz. Su carácter extrovertido le ayudó a congeniar rápidamente con sus compañera/os.

Pero muy pronto, empezó a darse cuenta del categórico funcionamiento de la empresa, enmarañada de tejes y manejes que eran impulsados mayoritariamente por la encargada: una arpía constatada cuyos modales evidenciaban su mezquindad y necedad.

A la susodicha se le llenaba la boca de agrios insultos hacia las/os trabajadoras/es. Un escozor como si de pronto al mundo se le intensificaran las heridas y no hubiera un bálsamo para paliarlas.

Etna sabía que aquello formaba parte del triste rompecabezas de la vida, el indescifrable misterio de por qué las cosas son como son y por qué nosotros, los seres humanos, tratamos de ordenar los hechos buscando siquiera el más leve asomo de la lógica.

Un mediodía, tras finalizar su jornada laboral, sintió arder sus mejillas hasta el borde de su alma cando uno de los jefes la llamó al despacho para informarle de que la empresa ya no requería de sus servicios, y que pasara por la tarde a cobrar y a devolver el uniforme.

Etna se mordía el labio inferior incapaz de controlar aquel impulso nervioso. En el momento que se abre una herida, los segundos escapan mientras el corazón está parado. Tenía su amor propio, y con una osada  valentía, levantó los ojos hacia él y le pidió explicaciones sobre l verdadero motivo de su despido. Habló con tanta frivolidad, que sus palabras parecían más grandes y robustas que él, como si la amplitud del significado fuera inversamente proporcional al volumen de su persona, como si él fuera únicamente una mente perversa.

Etna sintió náuseas de indignación, que se le intensificaron cuando por la tarde fue a cobrar la liquidación y sus sospechas se confirmaron cuando la encargada dejó caer en la conversación insinuaciones reveladoras diciéndole que si Etna hubiera actuado con maldad y premeditación hacia una compañera en concreto, a día de hoy seguiría trabajando en la empresa, pero que por su buena fe se iba de patitas a la calle.

Redactar las palabras explícitas en este papel del pupurri de razonamientos viperinos que ambos le argumentaron a Etna, solo serviría para seguir rociando gérmenes nocivos que envenenarían aún más aquel recinto y alimentarían la ira de Etna que hervía en sus entrañas contra aquella gentuza por su injusticia.

HAY CIRCUNSTANCIAS QUE NO SE MANIFIESTAN A EXPLICACIONES, LAS PALABRAS PUEDEN *BANALIZAR LAS EMOCIONES MAS INSOLDABLES.

IMAGINAR QUE UNO DE LOS MALES DE ESTE MUNDO, EN CONCRETO LA ACTUACIÓN DE LOS SERES HUMANOS ENGENDRADA EN SUS MENTES INEXORABLES, PODRIA SANAR.


*SOCA (botánica): parte de un árbol que queda después de cortarlo.

*BANALIZAR: Cuando un tema importante se trata de un modo trivial.

*ARPIA/OS: Las Harpías, eran demonios femeninos de la mitología griega. En el románico, por lo general, las Arpías simbolizan las bajas pasiones y el dolor producido por los remordimientos, pero en definitiva eran la representación mítica de las condiciones meteorológicas: la tormenta o ventolera adversas para el mundo de la navegación antigua. Será quizás debido a esa relación con la adversa ventolera, que actualmente, nuestro concepto de arpía se asocia entre otros, a mujeres psicológicamente inestables, y que, a semejanza de las mitológicas, pretenden actuar como esperpentos abalanzándose sobre sus presas sin motivo, mientras lanzan gritos histéricos e incomprensibles, cosa qe suele poner en duda su corduura. Y en el caso de un arpío…, exactamente lo mismo, pero calvo y con barba.


ETNA DESDE SU PASO POR LA EMPRESA, HA RECOPILADO TANTO INFORMACIÓN QUE SE PLANTEA ESCRIBIR UN LIBRO POR SU REPULSA A LAS PERSONAS QUE ACTUAN COMO VERDADEROS PAPANATAS, QUE NI VIVEN NI DEJAN VIVIR.

FIRMADO: ETNA

You may also like...

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *