Segrest de la meva filla per la seva mare

En Blanes un padre desesperado pide ayuda por el secuestro de su hija a Rusia por parte de su madre.

La niña, de 8 años de edad, ha nacido en España y ha pasado toda su vida en la península, hasta que la madre decidió volver a su país con la menor para evitar enfrentarse a la Justicia, que podía llegar a retirarle la custodia.

carlos-salgado-allaria

 

Desde enero de 2016, Carlos S. no puede ver a su hija Carolina. La madre de la niña, de origen ruso, ha utilizado todo tipo de argucias para evitar que padre e hija pudieran estar juntos. Acorralada por la justicia y ante un juicio de modificación de medidas que podía llegar a perder, ha optado por regresar a su país con la menor.

Elmira K. acumula un largo historial de desobediencia de todo tipo desde enero. El padre ha denunciado en reiteradas ocasiones el incumplimiento del régimen de visitas, pero desde la reforma del Código Penal en julio de 2015, las faltas ya no son delitos penales. Ello provoca que todo sea más lento y engorroso y tenga que demandarse por la vía civil. Carlos siguió esos pasos, además de ser respetuoso en todo momento con la ley abonando puntualmente la pensión alimenticia. El Juez le dio la razón, pero la madre igualmente continuó sin cumplir.

Elmira incomunicó a padre e hija desde enero. La chispa que hizo explotar la ya mala relación de ambos progenitores, divorciados desde octubre de 2013, fue la visita de la familia paterna de la niña a Blanes, que es donde Carlos reside actualmente. Elmira se negó a entregar a la niña para un viaje familiar. Desde entonces, todo ha ido a peor.

La madre no sólo desobedeció el Auto del Juez que la obligaba a cumplir con el régimen de visitas, sino que además evitó comparecer ante los Servicios Sociales y ante la Fiscalía (la madre no escolarizaba a la niña los días en que el padre tenía derecho a recogerla a la salida de la escuela), actuando a espaldas del padre en todo momento: cambió a la niña de domicilio sin comunicárselo e intentó cambiarla de escuela.

A pesar de las advertencias de Carlos ante el Juzgado -en reiteradas ocasiones solicitó que se le retirarara el pasaporte a la menor (que Elmira sacó sin el consentimiento paterno) y que se le prohibiera la salida del país-, la Justicia hizo caso omiso. Elmira abandonó el país con la niña el 12 de septiembre pasado y presuntamente ya se encuentra en Rusia.

La vista se celebró el pasado 19 de octubre sin la comparecencia de Elmira, después de haberse suspendido en dos ocasiones por el mismo motivo. A la espera de una resolución judicial, Carlos se encuentra desolado. “Aunque gane la custodia, mi hija está en Rusia, y tendré que iniciar otro procedimiento en un país desconocido para mí que tiende a defender a la mujer en casos de custodia, y con más motivo si es una rusa frente a un extranjero. Tendré que buscarme los mejores abogados y viajar a Rusia probablemente más de una vez. No tengo el dinero para hacerlo”.

Carlos ha decidido contar toda su historia en un blog que es la expresión de su deseo, “¡Carolina vuelve a casa!”, https://carodisalgado.com, algo que, de momento, está bastante lejos de conseguirlo. Pide ayuda para poder reencontrarse con su hija, principalmente económica, pero está dispuesto a escuchar a todo aquel que le pueda echar una mano.

You may also like...

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *