Turisme familiar? Agobiats* per les terrasses

*En català correcte seria “aclaparats”, però “agobiats” ens mola més

¿Qué opináis de los establecimientos que están invadiendo el paseo?

Imatge ADRIÁN MORIANA LÓPEZ

 

Les suena de algo. Per CIUDADANO

 

Hay que luchar para que Blanes, no acabe como dice el artículo que transcribo parcialmente.

Queremos calles y plazas donde poder descansar y pasear sin obstáculos por doquier.

La proliferación de terrazas, nos están dejando sin aceras para pasar y plazas para jugar

 

 

“Es muy triste, y dice muy poco de nuestra inmadura democracia, que el poder y los recursos públicos no estén dirigidos a velar por la salud y el bienestar de sus ciudadanos, sino para facilitar “el normal desarrollo de la economía”,  como dicen tanto el gobierno como la oposición. Debido a la maliciosa y cruel forma de entender la economía que domina el mundo, se han arrasado bosques, contaminado los mares y los ríos, y hasta hemos llegado a provocar un cambio global de consecuencias imprevisibles para la humanidad y el conjunto de los seres vivos. Las calles ya no son de los viandantes, sino de los coches; y las plazas y parques ya no son lugares de encuentro y esparcimiento sino el “ecosistema” artificial de terrazas y veladores. Este sistema económico no sólo ha destruido parajes de singular valor y belleza, sino que ha afectado a la propia condición humana. Nos ha atomizado hasta el grado de perder el sentido de la comunidad, la comunicación y la cooperación, que son los atributos fundamentales de los seres humanos. Nos importa poco lo que le pase al vecino, siempre que a nosotros no nos moleste, y si alguien da un paso para defender sus derechos, la tendencia es a dejarlo solo. Tampoco les importa a los clientes de los bares y pubs el descanso de los vecinos cercanos cuando hablan y gritan a altas horas de la madrugada con un cubata en la mano. ¡Y ya no digamos la preocupación tan grande que tienen algunos empresarios de la noche con esta situación! Mientras que la caja se siga llenando de billetes los demás que se fastidien.

La corriente ideológica dominante en los países llamados “avanzados” defiende que la economía se autorregula. Los hechos demuestran que esta afirmación es una gran mentira. La economía no se autorregula, como tampoco lo hacen los seres humanos si se dejan dominar por su afán de dinero y poder. Como escribió Lewis Mumford, “el poder medra a costa de sus éxitos, y su apetito crece con cada bocado que traga. Ésta es una de las lecciones más seguras de la historia”. Si fuera por determinados empresarios no quedaría en las plazas y en las calles ni un hueco libre de mesas y sillas. Para combatir esta codicia, que hunde sus raíces en los estratos más  profundos y oscuros de la psique humana, todas las culturas y civilizaciones se han dotado de sus normas morales y éticas. El modo de adquirirlas ha sido la educación y, sobre todo, el ejemplo. La ejemplaridad pública, tal y como ha estudiado el filósofo Javier Gomá, es el pilar sobre el que se sustenta una democracia que realmente merezca este nombre.

En una sociedad ideal,  la autolimitación, apoyada en la ética, sería suficiente para evitar los abusos de poder entre los propios ciudadanos, y entre estos y el poder político. Quizá los únicos que se acercaron a este ideal fueron, precisamente, el pueblo creador de la democracia: los griegos de la antigüedad clásica. No obstante, los griegos, que de ingenuos no tenían nada y conocían el lado oscuro del ser humano, desarrollaron sus leyes y sus órganos de control del poder. Estas leyes y normas son las que garantizan que no se den situaciones de abuso de poder. Por desgracia, es cada día más notorio que aquellas instituciones que tienen el mandato constitucional de velar por el interés general y por el respeto de los derechos individuales están controladas por personas carentes de principios morales y de un comportamiento ejemplar y ético”.

Contaminación acústica y ética política

 

You may also like...

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *