In context trajectories: participation in an international symposium in Paris

Last Thursday (6th October) I participated in an international symposium titled “Studying the social, ethical and economic impacts of GMPs. Implementation of the EU Directive 2015/412” which was organised by the Haut Conseil des Biotechnologies of France. I introduced our proposal to use four different cartographies that represent the different journeys of a kernel of maize in GM, chemically-intensive, certified organic and agroecological agri-food systems in Spain, as a systems-based approach to assessing socio-economic and ethical aspects related to GMOs.

Screenshot from 2016-10-10 12-14-24The symposium was divided in two parts: the morning was devoted to the analysis of the implication of the Directive 2015/412, that allows EU Member States to restrict or prohibit cultivation of GMOs in their territory (or parts of it) on grounds that were not previously admissible. This includes grounds relating to public policy, socio-economic impacts or the impossibility of achieving “coexistence”. This session included presentations on different national approaches (France, Germany and the Netherlands) as well as a presentation on the position of the European Commission and a former representative of the World Trade Organization. Practical difficulties for applying the Directive were discussed. It was a very interesting debate, and it was really illuminating to see how the different countries related the Directive to their own contexts in practical terms. It was concluded that despite difficulties, the Directive opens the possibility to debate concerns on GMOs on another level and complements traditional risk assessment focused on health and the environment with other tools and approaches.disyuntivaThe second part of the symposium was devoted to presenting different socio-economic analysis methods. First, the recommendation issued by the HCB to the French Government was presented. It is a very valuable document worth taking the time to read. Firstly it was explained that this methodology should be seen as an analytical method (rather than an assessment methodology), thus it aims to create the opportunity to reflect on the socio-economic process in order to work towards a decision, instead of placing the focus only on the final product. Secondly, it adopts the “in-context trajectory” perspective: this is to say that impacts will be analysed in comparison to impacts of other possible solutions for a given problem (this requires a transparent problem formulation) in a specific context. Social and political values that are implicitly and explicitly embedded in a given technology’s trajectory should be made transparent. Thirdly, it is important to account for the existing uncertainties related to GMOs, and thus avoid the “quantification myth” that creates false security by  only using quantitative indicators. Finally, it is also important to keep in mind that the socio-economic and ethical analysis is complementary to environmental and health risk assessment.

In addition to the HCB presenattion and our presentation on using comparative cartographies for sustainability assessment of GMOs (based on our paper published in Sustainability), Sylvain Aubry presented a recent study conducted by the Office Fédéral de l’Agriculture of Switzerland. The study analyses GM crops in Switzerland from the point of view of sustainability using a multi-criteria model. It was interesting to see different perspectives on methodologies on the table, and to discuss and compare their applicability and approaches. It was also rewarding to hear that more proposals are trying to adopt systems-based approaches that could take into account the full agri-food system and allow for comparison of different cultures of agriculture in order to foster the discussion on the different possible futures of agriculture.

The symposium ended with a round table which included members of the HCB and stakeholders outside this body. The discussion focused on advantages and limitations of ex-ante socio-economic analysis and the role of stakeholders. This stimulated a dynamic debate in which members of the public also participated.

Confusing statistics regarding GM maize in Spain

confusion

I am currently trying to compile statistics on GM, conventional and organic maize in Spain. Article 31 of Directive 2001/18/EC establishes that Member States shall establish registers for recording the location of GMOs, and make them  known to the public. This means compiling statistics on the situation should be a quite straightforward task. As a person involved in the GM debate in Spain for long time though, I know it is not.

As information to the public, the Spanish Ministry of Agriculture publishes yearly statistics on the surface area cultivated with GM maize (the only authorised GM crop in Europe) on the level of Autonomous Communities. This information is very far from being a useful public register, for example in terms of being the appropriate scale of information to prevent contamination. This data is also produced according to what the biotechnology companies declare as being sold (in units of 50.000 seeds) and this quantity is multiplied by 1,7, which is considered the “normal” sowing dose per hectare. In contrast, the regional Agriculture departments publish data based on what variety the farmers state they grow when applying for the CAP subsidies. Differences in the figures presented by these two levels of the agriculture authorities are as high as 66%, as reported by a coalition of NGOs and farmers unions linked to agriculture and environment in Spain.

Different hypotheses for the discrepancies could be posed: a) Either farmers do not declare the variety they will grow (deliberatively or because they do not know or they have not decided when applying for the subsidies), or b) The biotech companies are exaggerating the numbers so it looks like adoption rates in Spain are much higher than the actual figures. Both (and other possibilities) could also be happening at the same time.

In the graph below you can see the number of hectares of GM maize in Catalonia depending on the data source, and the difference (%) between the two data sets for each year. A similar situation can be found for Aragón.

Surface of GM maize in Catalonia depending on data source (1998-2015)

Funnily enough, it is also not easy to get statistics on organic maize in Spain. This is because up until 3 years ago,  the official agricultural statistics did not differentiate the surface area cultivated with maize on its own, simply registering it under the umbrella category of “grains”.

Struggling with how to get an accurate picture of how much GM vs organic maize cultivation is taking place and how this has changed over time leaves me also questioning how it might be possible based on these poor registers to assess in a reliable way what is happening and how coexistence is playing out in Spain.

Derechos de propiedad intelectual sobre la biodiversidad cultivada

El pasado viernes asistí a unas jornadas técnicas organizadas por el Departament d’Agricultura de la Generalitat de Catalunya con la colaboración de l’Era y Red de Semillas Cultivando e Intercambiando sobre los derechos de propiedad intelectual sobre la biodiversidad cultivada.

Las jornadas trataron sobre los derechos de obtentor, patentes y derechos de propiedad intelectual en las semillas, y las repercusiones que tienen la implementación de los marcos regulatorios y la gestión que se hace de estos mecanismos para la conservación de semilllas de variedades tradicionales. El acto contó con una participación muy activa de personas vinculadas a bancos de semillas de Cataluña, agricultores/as, personas que trabajan en la administración e investigadores/as.

En su intervención, María Carrascosa, de la Red Andaluza de Semillas y la Red de Semillas Cultivando e Intercambiando presentó el Manifiesto por el derecho de los agricultores y agricultoras a vender sus propias semillas de variedades tradicionales que se publicó con motivo de la 5ª Semana Estatal por la Biodiversidad Agrícola en 2015.

sembrant a mà

Manifiesto por el derecho de los agricultores y agricultoras a vender sus propias semillas de variedades tradicionales

En el contexto de una agricultura campesina diversificada y desde la perspectiva agroecológica, la gestión de la biodiversidad agrícola es clave para mantener la sostenibilidad de las explotaciones familiares y conseguir la soberanía alimentaria. Así, las variedades tradicionales1 y semillas libres2 permiten a las fincas agrarias reforzar su resiliencia a las perturbaciones exteriores, los cambios climáticos, ambientales o las crisis de mercado; aumentar la estabilidad del agrosistema; y reducir el grado de dependencia del complejo agroindustrial de producción de semillas y agroquímicos.

Las variedades tradicionales muestran una mayor adaptación a las condiciones de cultivo de la agricultura ecológica y campesina, ya que han sido seleccionadas en el contexto de una agricultura con bajo aporte de insumos externos, buscando su adaptación a las condiciones edafoclimáticas y de patógenos locales. No se han seleccionado buscando la productividad, como las semillas industriales, sino los usos y cualidades específicas que, por un lado, se ajusten a las exigencias del agrosistema y, por el otro, diversifiquen la base alimentaria de la sociedad tradicional. Son una herencia cultural de gran importancia que no debe desaparecer, al igual que las culturas y saberes tradicionales a las que van ligadas, ya que son fruto de una coevolución con la naturaleza. Las variedades tradicionales permiten a los agricultores y agricultoras recuperar el control sobre sus cultivos.

Los agricultores, agricultoras y redes de semillas participan activamente en su conservación, intercambio y uso en sus fincas, en la recuperación y difusión de los conocimientos campesinos sobre prácticas culturales y el manejo de agroecosistemas tradicionales, que representan un patrimonio irreemplazable y que irremisiblemente se está perdiendo en la actualidad. De igual modo las personas consumidoras participan, de forma activa, en muchos de los procesos a nivel local y territorial ligados a la recuperación de variedades locales3.

El contexto legislativo

A nivel internacional, la FAO, junto con los gobiernos de más de 130 países, puso en marcha en 2004 el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA) que, en su artículo 9, defiende el Derecho de los agricultores a producir y vender sus propias semillas. En 2006, en el Estado español, se aprobó la Ley 30/2006 de semillas y plantas de vivero, que está vigente en la actualidad. Esta ley incorporó elementos del Tratado, abre las puertas a una regulación específica sobre el uso de los recursos fitogenéticos para su conservación in situ, por parte de agricultores y agricultoras. Además insta a las Administraciones Públicas a establecer mecanismos que:

  • faciliten la conservación, utilización y comercialización de las semillas cultivadas en sus fincas;

  • la protección de los conocimientos tradicionales;

  • y su participación en la adopción de decisiones sobre asuntos relativos a las variedades tradicionales y reparto de beneficios derivados del uso de los recursos fitogenéticos.

Lamentablemente, desde 2006 el Gobierno español no ha desarrollado ningún Reglamento técnico específico sobre recursos fitogenéticos que desarrolle estas cuestiones tan fundamentales para su uso sostenible y el respeto de los derechos de las comunidades campesinas. Esto viene impidiendo que las variedades locales estén presentes en los nuestros campos, y que los agricultores, especialmente los ecológicos, las puedan incorporar en sus ciclo productivo, lo que colabora al incesante incremento de la erosión genética de este material.

En mayo de 2013 la Comisión Europea presentó la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la producción y comercialización de los materiales de reproducción vegetal (Reglamento sobre materiales de reproducción vegetal – MRV) 4. Tras dos años de intenso trabajo de seguimiento por parte de redes de semillas y otros colectivos de diferentes países de Europa, en marzo de 2015 la Comisión Europea retiró la propuesta. Actualmente, todo apunta a que no se va a retomar en los años que le restan a este organismo europeo..

Las organizaciones que fomentamos el intercambio y venta de variedades locales como herramienta para su reintroducción en el sistema agroalimentario cuestionamos la utilidad de la normativa de semillas vigente. Nuestra preocupación se debe, entre otras cosas, al incremento de la pérdida de biodiversidad agrícola y a las restricciones impuestas a los propios agricultores y agricultoras, a usar y vender sus semillas de variedades locales. En el caso del Estado español, las diferentes trasposiciones han ido encaminadas a proteger el mercado de semillas y la apropiación privada de la biodiversidad cultivada, en detrimento de la conservación del patrimonio genético agrícola común; y a establecer trabas a las iniciativas de uso e intercambio de variedades en peligro de erosión genética, en vez de facilitar su cultivo a través un marco normativo más amable. Además, no debemos olvidar que el Estado español es el único en la Unión Europea que cultiva transgénicos a escala comercial, lo que compromete la gestión dinámica y sostenible de las variedades locales y su propia integridad. En este sentido exigimos la puesta en marcha instrumentos jurídicos para llegar a una agricultura, ganadería, transformación, distribución y consumo libre de transgénicos.

Propuestas y peticiones

Desde la Campaña “Cultiva diversidad. Siembra tus derechos” instamos al Gobierno Español a poner en marcha las políticas necesarias para hacer efectivos los Derechos de los agricultores y agricultoras a conservar, utilizar y comercializar variedades tradicionales. Estos recursos genéticos agrícolas deben poder formar parte de sus medios de vida.

Pretendemos inducir un cambio en normas jurídicas y en las políticas gubernamentales que consideramos injustas a la luz de los principios que rigen nuestra vida social, y con los fundamentos constitucionales del Estado democrático.

Por ello, promovemos y manifestamos nuestro apoyo firme a la autogestión de la producción y venta de semillas por parte de los propios agricultores y agricultoras y las iniciativas campesinas de producción artesanal como un acto público, no violento, consciente y político, contrario a la ley, cometido con el propósito de ocasionar el cambio en la legislación y la actuación del gobierno. Actuando de este modo apelamos al sentido de justicia social y ambiental, y declaramos que, según nuestra opinión, los principios de la cooperación social entre personas que hacen posible el pleno derecho a la alimentación no están siendo respetados. Las variedades tradicionales son un recurso esencial para obtener alimentos sanos, respetando el ambiente mediante el uso correcto de los recursos naturales, potenciando la cultura rural, los valores éticos y la calidad de vida, por lo que es imprescindible devolver estas variedades a los campos de las personas productoras y a los platos de las consumidoras.

Pedimos que se defienda el conocimiento campesino, y muy especialmente el relacionado con el uso sostenible de biodiversidad agrícola. Estos saberes son indispensable para evitar la degradación de la cultura local en sus aspectos productivos, culinarios y gastronómicos, de usos de la tierra y de conformación de paisajes. Por eso solicitamos que en el Inventario Nacional de los Conocimientos Tradicionales que elabora el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), que se ha circunscrito a las plantas silvestres, se incluyan las cultivadas.

Además, instamos al Gobierno español a que desarrolle mecanismos políticos, administrativos y legales que apoyen la gestión dinámica de las variedades locales en el marco de una agricultura campesina. En particular:

  • El respeto la venta directa de sus semillas por parte de agricultores y agricultoras como complemento de su actividad. Esta actividad debe quedar fuera del ámbito de aplicación de la legislación de semillas y debe estar exenta de las mismas exigencias que el resto de operadores.

  • Las microempresas artesanales que producen y comercializan semillas de variedades locales necesitan reglas adaptadas a su actividad, completamente diferente a la que realizan las grandes empresas de semillas de producciones deslocalizadas y distribución kilométrica.

  • Es necesario fomentar el uso de variedades locales a través de nuevos marcos normativos que posibiliten la comercialización de sus semillas, reconociendo su heterogeneidad y capacidad de adaptación como características positivas y de necesaria valorización. Así mismo, deben crearse mecanismos que agilicen la utilización de estas variedades en la agricultura ecológica, siendo éste tipo de producción un espacio inmejorable para su utilización.

  • Las personas productoras y consumidoras deben tener la posibilidad de elegir los alimentos que consumen y las plantas que cultivan. Demandamos transparencia en los métodos de selección utilizados para generar las variedades y la propiedad intelectual que gestiona su uso. Esta información debe constar obligatoriamente en el etiquetado.

Fuente: http://fundacionhuerquehue.cl

Fuente: http://fundacionhuerquehue.cl

 

Promotores de la Campaña

Red estatal de Semillas “Resembrando e Intercambiando” (Coordinadora estatal que aglutina a las siguientes entidades: Centro Zahoz (junto con sus entidades Red de Guardianes de Semillas y la Asociación para el Desarrollo y Estudio de la Agroecología) (Castilla León), CIFAES-Universidad Paulo Freire Tierra de Campos (Castilla León), Xarxa Catalana de Graners (Catalunya), Gaiadea – Les Refardes (Catalunya), Esporus – L´Era (Catalunya), Ecollavors (Catalunya), Triticatum (Catalunya), Llavors d´Ací (Pais Valencià), Asociación Albar (Pais Valencià), Associació de Varietats Locals de les Illes Balears (Illes Balears), Asociación APAEM – Banc de Llavors de Menorca (Illes Balears), Red de Semillas de La Rioja (La Rioja), Red Extremeña de Semillas (Extremadura), Red Canaria de Semillas (Canarias), Red de Semillas de Cantabria (Cantabria), Red de Semillas de La Palma (Canarias), Red de Semillas de Gran Canaria (Canarias), Rede Sementes Galega (Galiza), Red Andaluza de Semillas “Cultivando Biodiversidad” (Andalucía), Red de Semillas de Aragón (Aragón), Nafarroako Hazien Sarea – Red de Semillas de Navarra (Navarra), Red Murciana de Semillas (Región de Murcia), Red de Agroecología y Ecodesarrollo de la Región de Murcia (Región de Murcia), Biltar (Asturias) y Euskal Erico Hazien Sarea – Red de Semillas de Euskadi (Euskadi).

1 Son variedades originadas por un proceso de mejora que han practicado los agricultores y agricultoras a través de métodos tradicionales desde los orígenes de la agricultura hasta nuestros días. Gracias a este proceso continuo de mejora, estas variedades de cultivo están adaptadas a las actuales condiciones locales de clima y suelo y presentan resistencias frente a plagas, enfermedades y condiciones edafoclimáticas difíciles. Además permiten la autogestión de la producción, ya que agricultores y agricultoras ganan independencia y autonomía al poder seleccionar sus propias semillas e ir adaptándolas a sus necesidades, sin tener que comprarlas anualmente. Estas variedades están presentes en la cultura y gastronomía campesina y tradicional ya que desde hace miles de años forman parte de los hábitos de alimentación de los lugares donde se cultivan (RAS 2011a).

2 Son variedades de cultivo que aglutinan las variedades de dominio público, variedades locales / tradicionales y variedades comerciales descatalogadas, todas ellas de polinización abierta obtenidas a través de método de mejora convencional (RAS 2011a).

3 En el presente texto se recogerán las menciones “locales, antiguas, autóctonas, campesinas y del país”, para citar a las variedades tradicionales.

4 Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la producción y comercialización de los materiales de reproducción vegetal (Reglamento sobre materiales de reproducción vegetal). 06-05-2013. COM (2013) 262 final – 2013/0137 (COD). En línea: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=COM:2013:0262:FIN:ES:PDF

 

 

 

Strategies for keeping feed free from GMOs

cropped-IMG_0142.jpg

Last week Amaranta and I attended a roundtable and a thematic workshop on GM-free feedstuff for organic and non-GM sectors organised by IFOAM EU in Ulm, Germany. The events gathered key stakeholders along the organic and GM-free feed value chain, from farmers to retailers, but also taking into account certifiers, researchers, policy-makers and advisors or consumers’ associations with the objective to find strategies for increasing the availability of GM-free feed in Europe. The activities are part of the project Keeping GMOs out of food coordinated by IFOAM EU aiming to strengthen the capacity of organic and conventional sectors in Europe to stay GMO-free.

Europe is highly dependent on inputs from third countries for fulfilling the internal demand for feedstock, a problem which is aggravated in the organic sector. In this sense, major changes in production are required (including the introduction or re-introduction of alternative and/or traditional protein sources and/or the reduction of livestock). In this context, I did a presentation on the situation in Spain, which is highly aggravated by the very difficult coexistence between GM and non-GM maize, which is almost impossible for organic maize in the GM maize producing areas (e.g. Catalonia and Aragon) (Binimelis, 2009). Besides the consequences for food sovereignty, the environmental impacts connected to the importation of millions of tonnes of soy and maize (among other crops) are also high, especially since agriculture – and the transport of commodities worldwide – is a key source of greenhouse emissions and a depletion of energy resources.

19567951072_8c20019e5c_o

I found it a very interesting and strategic initative to bring together stakeholders from both the organic and conventional production systems in order to share their main challenges for the production of GM free feed, but also for defining common strategies to face common problems, to increase availability of GM-free feed and to better communicate to the consumer which are the systems (and the values associated to them) that he or she is contributing to when choosing a product at the shop shelves. We had very interesting debates on aspects such as the pros and cons of establishing GMO-free labels (as exist in many European countries like France or Germany not only for the GM products themselves but also for the animal derivatives (e.g. eggs or milk) from animals fed with GMOs), and the possibility to harmonise the standards of the different national labels. Can the organic and conventional sector agree on a common strategy on labeling taking into account that the organic production is not using GMOs by definition? Would such a label induce the consumer to think that conventional products labelled as non-GM do not contain GMOs but organic products do?

PicMonkey Collage etiquetatge

We also had enlightening discussions on the conventionalisation of organic agriculture and the risks this poses for losing the essence of its character by leaving aside values such as simplicity, localising production in both spacial and social terms, trust or transparency.

From a Network of Public Silos to International Food Speculation

In the last months we have spent many hours traveling across fields and towns throughout the grain production areas of Catalonia and Aragón in Spain. During this fieldwork we have come across many empty and abandoned silos and granaries, which got us wondering about the changes in agri/culture that have lead to their fall into disuse. These silos are typically huge concrete constructions (frequently being the highest buildings in the area) and are located in producer cooperatives or in villages. They are also now often adorned with magnificent stork nests.

IMG_1028

In the Spanish State, there is the Grupo de Investigación Silos y Graneros (a research group on silos and granaries) devoted to studying these constructions as rural historical heritage. This group promotes the restoration of these buildings as both an opportunity for creating new uses for them (e.g. as storage spaces for different products or as public equipment, business incubators or museums) and thus revitalising the local economy of rural areas.

The Spanish network of silos and granaries was created during the Franco dictatorship, with the aim of storing the grain harvest and thus, assuring its supply for the population and alleviating market irregularities by guaranteeing prices for farmers. A total of 663 silos and 275 granaries were built between 1945 and 1986. They were built to shorten the distances between farmers and storage facilities and between storage facilities and flour mills. At the beginning of their existence, these Spanish silos were only storing wheat, but later were also used to store other grains and legumes. During those initial years, a monopoly of silos and granaries was established with the idea that the Franco regime could control both grain production and consumption. Several years later, this collection of storage infrastructures was renamed to the National Network of Silos and Granaries and was reformed to manage the national stocks. The inclusion of Spain into the European Union in 1986 marked the beginning of the decline of these public silos and the transfer of their management responsibilities to regional governments.

IMG_0997

The current situation shows an almost complete abandonment of the public silos and granaries (with only 142 of them still active). The old network of public silos has now been replaced by the construction of new private silos and granaries owned by multinational companies operating within the international commodities market. As one of our interviewees explained, not only has the cereal been privatised, but also now the control of the information regarding grain stock levels. This has catalysed certain speculation processes dominated by an oligopoly of companies connected to investment and pension funds. According to Olivier de Schutter, the special rapporteur of the United Nations for the Right to Food, these companies are behind the speculative bubble that resulted in the devastating food crises of 2007/2008 and 2010/2011. In fact, international agricultural prices doubled during the period between 2002 and 2013.

IMG_1023

Price volatility relates to multiple complex factors, such as the rise in demand for resources from the so-called emerging economies and from changing political situations (both in the short term but also linked to long term factors such as climate change). Factors such as the interdependence of energy and agricultural prices, and the expansion of agrofuels, have made speculation by investment funds possible, which have increasingly started to shift their investments into the agricultural sector after the crisis in the real estate market.

As a response to this situation, the European Parliament agreed to reform the Markets in Financial Instruments Directive (Directive 2004/39/EC) (MiFID) that regulates the financial services in the markets of the European Union. The new agreement aims, among other goals, to limit speculation on raw materials by investors and to impose sanctions for breaches. These aspects were positively viewed by a number of civil society organisations seeking to limit food speculation. However, many other aspects of the Directive remain highly criticised, such as the designation of member states as the competent bodies to set these limits, despite the threat of downward competition. It is also uncertain what the impact of these agreements will be if the TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) is approved. If this happens, it may involve a weakening of trade and investment regulations as well as a lifting of obstacles to food speculation by the financial sector.

These abandoned silos therefore tell us interesting stories about the shifting culture of agriculture over time and its increasing entanglement in the investment and speculation practices of international actors and markets.

De la red de silos y graneros a la especulación alimentaria

En los últimos meses, hemos pasado muchas horas recorriendo campos y pueblos de las zonas productoras de cereales en Cataluña y Aragón. En nuestros viajes hemos encontrado numerosos silos y graneros en desuso, ya abandonados. Inmensos y situados tanto en cooperativas de productores como enmedio de los pueblos, llaman la atención porque frecuentemente son los edificios más altos de la zona, a menudo poblados con numeros nidos de cigüeñas.

IMG_1028

En el Estado español existe el Grupo de Investigación Silos y Graneros, dedicado al estudio de los silos y graneros como patrimonio histórico rural, y a la promoción de su rehabilitación como oportunidad para revitalizar la economía de zonas rurales, dándoles nuevos usos: desde el almacenamiento de otros bienes pasando por equipamientos públicos, viveros de empresas, museos, etc…

La red de silos y graneros fué creada con el objetivo de almacenar las cosechas de grano para asegurar el abastecimiento de la población y a paliar la irregularidad de los mercados, garantizando el precio a los agricultores. Se construyeron en todo el país 663 silos y 275 graneros desde el año 1945 hasta el 1986, con la intención de que los agricultores tuvieran que desplazarse poco y al mismo tiempo, los silos y graneros estuvieran cerca de las fábricas harineras. En un principio guardaban únicamente trigo aunque después también se usaron para otros cereales y legumbres. Con la idea de que el régimen controlara la producción y el consumo, se estableció entonces un monopolio que tomaría la forma de Red Nacional de Silos y Graneros, que además gestionaba la reserva de almacenamiento nacional. La llegada de la CEE marcó el inicio del abandono de la actividad de almacenamiento y el traspaso a manos de las comunidades autónomas.

IMG_0997

En el otro extremo, la situación en la que nos encontramos hoy es el casi total desmantelamiento de los graneros o silos públicos (en la actualidad quedan 142 silos y graneros en uso) y su sustitución por silos y graneros establecidos por empresas multinacionales que operan en el mercado internacional de commodities. Por lo tanto, tal y como nos contaba uno de los entrevistados del proyecto hace unos meses, no sólo se ha privatizado el cereal, el stock, sino también el control de la información de cuánto grano hay. Esto ha catalizado los procesos de especulación, hoy en manos de un oligopolio de empresas relacionadas con los fondos de inversión y que, según el relator especial de las Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, se encuentran detrás de la burbuja especulativa que dió lugar a las devastadoras crisis alimentarias de los años 2007/2008 y 2010/2011. Como resultado, en el período entre 2002 y 2013 los precios agrícolas internacionales se doblaron.

IMG_1023

Si bién es cierto que la volatilidad de precios responde a una multidud de factores complejos como el incremento de la demanda de recursos en las llamadas economías emergentes o las situaciones climáticas (tanto a corto término como al cambio climático), el hecho de que precios de la energía y de los productos agrícolas sean interdependientes entre ellos y la difusión de los agrocombustibles ha hecho que numerosos fondos de inversión hayan encontrado un filón para especular, abandonando progresivamente el sector inmobiliario hacia el mercado de alimentos.

Como respuesta a esta situación, el Parlamento Europeo acordó en 2014 reformar la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros (MiFID), que regula los servicios financieros en los mercados de la Unión Europea. Los acuerdos contemplan límites en la especulación con materias primas por parte de los inversores y la aplicación de sanciones, aspectos que fueron valorados como una victoria por parte de las numerosas organizaciones de la sociedad civil que hace años que reclaman que se ponga coto a la especulación alimentaria. Sin embargo, muchos de los otros aspectos siguen siendo fuertemente criticados, como el hecho de que sean finalmente los estados quienes establezcan estos límites y no una normativa europea común, con el riesgo de que haya una regulación nacional «a la baja». Tampoco queda claro qué pasará en el futuro con estos acuerdos, si finalmente se llegara a aprobar el TTIP (Tratado de Libre Comercio e Inversiones), el cuál involucraría el debilitamiento de las regulaciones y los obstáculos a la excesiva especulación por parte del sector financiero.

IMG_0996

Divide y vencerás: Reflexiones sobre la nueva Directiva Europea sobre OMGs

Photo author: lewishamdreamer - CC license

Photo author: lewishamdreamer – CC license

La semana pasada saltó a los medios de comunicación la noticia de que Escocia está a punto de prohibir los Organismos Modificados Genéticamente (OMGs). Esta prohibición, si acaba materializándose, sería la primera que se realiza después de la entrada en vigor de la nueva legislación europea en materia de transgénicos, el pasado mes de Abril de 2015. Hemos considerado oportuno hacer un repaso de los principales cambios legislativos y algunas reflexiones y apuntes generales sobre las implicaciones que podría tener la nueva directiva.

Los antecedentes del cambio legislativo nos remontan a una situación institucional Europea en la que se reflejaba una dilatada controversia social que estas biotecnologías generan. Durante muchos años, los Estados Miembro han mantenido opiniones antagónicas sobre el cultivo de los OMGs en sus territorios nacionales. Por ejemplo Austria, Hungría, Grecia, Luxemburgo, Alemania y Francia han utilizado todos una cláusula existente en la legislación anterior para implementar prohibiciones nacionales sobre el cultivo y la comercialización de los OMGs (aunque Alemania autorizó la comercialización de una patata transgénica para usos industriales que fue retirada poco después). A su vez, países como el Estado español (el país con más hectáreas cultivadas de OMGs en Europa, con diferencia), República Checa, Eslovaquia, Portugal, Rumanía y Polonia han apostado por el uso de estas biotecnologías y en sus territorios se cultivan y se comercializan estos cultivos. Ante el intenso debate y la polarización de los Estados Miembros, el cambio de legislación vino motivado para dar salida, de alguna forma, al atolladero legal en que se encontraba el conjunto de países de la UE, en el que las aprobaciones de transgénicos a nivel Europeo eran continuamente cuestionadas y no contaban con el apoyo de algunos de los Estados Miembros.

eurodiputats

A continuación destacamos los principales aspectos de la nueva directiva y los cambios que ha conllevado:

  • Hay que puntualizar que la nueva legislación sólo afecta al cultivo de OMGs, no a su importación o a sus movimientos dentro de la Unión Europea, aunque ya hay un borrador de una directiva europea sobre importaciones paralela a la de cultivo en circulación. Esto significa que la nueva Directiva tampoco afecta a los campos experimentales o a utilización confinada de OMGs.
  • La nueva directiva permite a los estados prohibir o, mejor dicho, restringir lo que denominan un ‘evento’ (es decir, la modificación genética concreta para la que se busca la aprobación) amparándose, entre otros aspectos, en criterios socio-económicos para proteger los productos no-OMG (e.g porque chocan con sus objetivos en materia de política agraria o ambiental, etc…). Es importante destacar que, bajo la anterior legislación, no era posible utilizar este tipo de criterios para justificar una prohibición.
  • La directiva establece un procedimiento con dos pasos: en un primer momento, un estado puede solicitar ante la Comisión ser excluido del ámbito de aplicación de la autorización. En caso de que el solicitante de los permisos para la venta de la modificación o ‘evento’ (por ejemplo, una empresa de biotecnología) no lo acepte, el estado en cuestión deberá justificar su solicitud de ser excluido basándose en los motivos descritos anteriormente siempre y cuando sea de forma “razonada, proporcional y no discriminatoria”.
  • El Parlamento Europeo veía la nueva directiva como una oportunidad para establecer medidas de coexistencia obligatorias (entre cultivos transgénicos y no transgénicos) para los países adoptantes de OMGs. Sin embargo, esta propuesta fue finalmente desestimada y la directiva sólo menciona vagamente que se deberán establecer ciertas medidas de coexistencia – no se establecen cuáles – en las áreas fronterizas entre un país dónde esté autorizado el cultivo y el país o entre países vecinos en donde su cultivo esté restringido o prohibido.
  • Este procedimiento sólo puede iniciarse una vez el ‘evento’ ha sido evaluado positivamente siguiendo la evaluación de riesgo habitual en la UE que es estrictamente restringida a aspectos cuantificables del ‘riesgo’ y que es la única evaluación considerada como propiamente “científica”. Como esta aproximación excluye e ignora todo lo relativo a las dimensiones sociales, políticas y éticas de los cultivos transgénicos, éstas son consideradas como “otros aspectos a tener en cuenta”, pero quedan, en realidad, al margen de la evaluación formal a nivel europeo.

La principal implicación de este cambio legislativo es que mientras que hay países que se acogerán a la prohibición, todo apunta a que seguramente se acelerarán los procesos de adopción en otros, como el Estado español, polarizando aún más el mapa de cultivo de OMGs en Europa, particularizando y dividiendo la toma de decisiones sobre la implantación de los cultivos OMGs en Europa y debilitando así cualquier iniciativa colectiva de afrontar políticamente, más allá del ámbito de los estados-nación, una de las grandes controversias tecnocientíficas de este siglo.

mani ttip

Además, el marco legal que establece la directiva es poco robusto, y quedan muchas incógnitas en relación a las implicaciones prácticas de su implementación: ¿Podrán las empresas biotecnológicas demandar a un Estado Miembro (o a una región concreta, como en el caso de Escocia) que quiera prohibir el cultivo de un evento MG, por ejemplo, con el beneplácito de la OMC? ¿Podrá una región hacer frente a una demanda judicial por parte de una empresa biotecnológica si persiste en su voluntad de prohibición? ¿Qué papel podrían jugar los tribunales de arbitraje que se están negociando en el Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión, conocido en inglés como TTIP, cuando no exista acuerdo entre el país o la región que quiera restringir o prohibir un OMGs y la empresa que solicita su autorización?

Finalmente, tampoco queda claro qué justificaciones -y qué tipos de conocimiento y evidencias- serán consideradas como relevantes, válidas y suficientes para respaldar una prohibición cuando existen tan pocos datos empíricos sobre las consecuencias sociales y económicas de los OMGs, especialmente en los países del llamado Norte Global. En este sentido, una vez más, nos parece conveniente resaltar la importancia de lo que el proyecto Agri/Cultures trata de hacer, es decir, de generar y visualizar conocimiento empírico útil y relevante socialmente, que permita la evaluación de aspectos socio-económicos y éticos de los OMGs con el objetivo de avanzar hacia una toma de decisiones más robusta, más inclusiva, más responsable, más holística, más democrática y sobretodo que incorpore las preocupaciones socio-ecológicas manifestadas por amplios sectores de las sociedad.